¿Cómo ser emprendedor? Y quizá no morir en el intento

Después de haber fundado cuatro empresas diferentes a lo largo de mis 34 años, éste es un tema del que quería hablar. Creo que es importante que los que tenemos cierta experiencia lo hagamos porque desde las instituciones nos empujan a todos a emprender como cura al desempleo y a la precariedad, un empujón hecho de forma irresponsable.

Emprender tiene muchas luces, sí, pero también muchísimas sombras, y no es un camino fácil donde trabajas en lo que te gusta, desde la playa, y encima te levantas tarde. Da igual a qué nos dediquemos, habrán muchos aspectos que no nos gustarán nada pero que deberemos afrontar, trabajaremos desde el salón de casa, desde la playa, desde el coche con el manos libres, desde la oficina… Y esto no es tan bonito como parece al leerlo, y no, no nos levantaremos tarde, lo que haremos muchos días es acostarnos tarde.

Hay infinidad de artículos en Internet que exponen muy bien la diversidad de campos a los que tiene que enfrentarse alguien que se pregunta cómo ser emprendedor, aun así yo voy a exponer 10 puntos clave que para mí, bajo mi experiencia, han sido los más importantes.

1º ¿Emprender sólo o acompañado?

Se dice que sólo se llega rápido y acompañado, lejos. Y es verdad.

Si emprendes sólo irás rápido porque todas las decisiones y las ejecuciones dependerán sólo de ti. Esto parece tentador pero lo cierto es que es agotador, y no sólo en las primeras fases del negocio, porque cuando éste crezca toda la gestión y toda la responsabilidad, que no es poca, dependerán exclusivamente de ti.

No eres Superman, emprender junto a personas que complementen tus carencias y se refuercen con tus fuertes es un pilar muy potente para el crecimiento y el éxito en cualquier emprendimiento.

Pero cuidado, yo de las cuatro empresas que fundé, tres fueron con socios y otra en solitario. Y una de las que fundé hace ya muchos años junto a un socio casi se va a pique por nuestras diferencias en la gestión.

Piensa que emprender junto a una persona es como un matrimonio, parece un chiste pero es verdad, las decisiones importantes hay que consultarlas y muchas veces no se tendrán las mismas opiniones, la empatía aquí es fundamental, en mi caso ninguno de los dos la tuvo (muchos pecamos en este punto de novatos e inexpertos) y fue un auténtico batacazo para el proyecto.

Definir muy bien los roles antes de comenzar es esencial: ¿Qué necesidades tiene el proyecto para crecer? ¿Quién se responsabilizará de cada una de ellas?

2º ¿Cuentas con el suficiente apoyo familiar?

Un emprendedor va a tener dos tipos de vaivenes en su día a día, los emocionales y los económicos.

Los primeros se basan casi siempre en el manejo de la incertidumbre, no es un puesto fijo en una gran empresa ni un trabajo de funcionario, no sabemos si mañana el proyecto se irá a pique, crecerá o se irán clientes porque un competidor les ha hecho una oferta que ellos creen mejor, puedes planificar medidas para todo esto, pero no tienes el control.

Manejar esta falta de control ante el futuro es a veces abrumador, más cuando el proyecto ha crecido lo suficiente como para tener equipo propio del que hay que preocuparse, hay que pagar sueldos, Seguridad Social, gastos fijos…

Contar con una familia, padres, pareja, que te apoye es fundamental, sobre todo para evitar que el estrés y la ansiedad puedan contigo cuando la montaña rusa vaya pegadita al suelo.

Contar con apoyo económico es también un factor muy bueno, no es imprescindible porque yo la primera empresa la fundé sin esta seguridad, pero tener una pareja por ejemplo con un sueldo estable hace que los vaivenes en el negocio no entren con tanta fuerza al interior de nuestro hogar.

3º ¿Sabes la importancia que tiene la formación en estabilidad mental y emocional?

Y es algo que la mayoría de emprendedores no tienen en cuenta, yo tampoco lo tuve, el motivo es simple: No saben lo que se les viene encima.

Trabajar las partes emocionales y mentales para conseguir mejorar nuestra paciencia, nuestra resiliencia, nuestra empatía, nuestra visión realista de las cosas…

Para mí por ejemplo que tenía muchos problemas de nerviosismo, la Meditación fue un antes y un después. La comencé por esta problemática pero pronto me llevó a nuevos descubrimientos.

Muchas gente recurre al deporte, a la lectura, a montar maquetas, no sé hay mil cosas. ¿Dónde te olvidas del mundo y te encuentras contigo mismo? La respuesta es el sitio al que tienes que acudir con frecuencia y que tienes que cuidar.

4º Las ideas son sólo ideas. ¿Has testado el modelo de negocio?

Dicen que en este mundo todo se vende, pero no es verdad. Está bien querer convertir tu hobby o tu fuerte en tu profesión, pero debes probar antes si hay clientes dispuestos a pagar por lo que sabes hacer.

Hay muchas formas de testar esto:

  • Si hay competencia es que hay clientes. No quieras no tener competencia porque es difícil que inventes la rueda.
  • Puedes buscar los primeros clientes con poca inversión, si hay movimiento haciéndolo así puede haber mucho más detrás.
  • Piensa en global pero actúa en local. Y esto es aplicable a Internet también, donde puedes segmentar tu estrategia para llegar a los clientes que tú crees ideales antes de dirigirte a literalmente todo el mundo y diluir tus esfuerzos.

5º ¿Sabes qué necesitas para crecer? Clientes

Puede parecer una obviedad pero muchas veces, cuando los emprendedores piensan en crear y lanzar un proyecto, o en ampliar servicios, o en internacionalizarse, piensan en bancos, préstamos, financiación.

Puede venir bien, claro, pero siempre es mejor tener un modelo de negocio realmente escalable, donde sean los clientes los que aportan el músculo económico del proyecto.

Los bancos te pueden dar crédito, pero no tienen alma, y no se van a implicar en tu proyecto por mucho que te sonría y te pregunte tu gestor personal. Además, cuando te recomiendan un producto financiero, su recomendación siempre se basa en sus propios intereses económicos. Son necesarios, pero desconfía.

Y las ayudas públicas existen, pero no son moneda de uso corriente. Es cierto que hay muchas empresas con emprendedores muy vivos en este tema que consiguen ayudas suculentas, o por méritos o por contactos 😉 si es tu caso olé, afortunado tú, pero no es lo corriente.

6º ¿Entonces a parte de ti, quién se implica? Busca partners de valor

Encontrar emprendedores con modelos de negocio que apoyen al tuyo es una ayuda muy positiva para cualquier emprendedor.

  • ¿Tienes una agencia de Diseño Web? Busca empresas de Hosting o Diseñadores Gráficos.
  • ¿Tienes una asesoría fiscal? Busca abogados mercantiles o ingenieros especializados en licencias de apertura.
  • ¿Tienes un salón de masajes? Busca espacios de relax donde van tus potenciales clientes como teterías por ejemplo.

Es muy difícil, aunque no lo parezca, encontrar partners que sí se impliquen en tu proyecto sabiendo que tú te implicarás en el suyo, pero están, búscalos.

7º ¿Eres bueno en lo tuyo verdad? ¿Y en Ventas, cómo vas?

Porque todo emprendedor que quiera que su negocio sea escalable debe ser bueno en Ventas. No hay que serlo desde un principio, pero si se debe ser consciente de que es algo fundamental, y de que hay que formarse.

Yo por ejemplo soy una persona más introvertida que extrovertida, desde siempre, y cuando fundé mi primera empresa junto a un socio que sí era muy bueno en Ventas lo pasaba mal en las reuniones, sobre todo en las presentaciones frías.

Pero consciente de la importancia de tener un buen perfil en Ventas trabajé esta parte de mí para mejorarla, fui a todas las reuniones sin excusas, incluso a las opcionales, di charlas en eventos, y seguí trabajando para poder explicar lo que hago, por qué lo hago y cómo lo hago a cualquier potencial cliente que esté interesado en mis servicios.

Si eres muy bueno en lo tuyo pero muy malo en Ventas no sabrás transmitir a tus potenciales clientes, porque vender no es engañar, es comunicar.

8º ¿Sabes algo de Marketing? Es eso que haces todos los días, pero profesionalmente

El Marketing, mi especialidad, tiene mala fama, pero lo cierto es que existe desde hace siglos y siglos, y todos lo practicamos sin darnos cuenta, cuando una amiga destaca nuestras fortalezas al chico que nos gusta, o cuando nos vendemos en una primera cita. Eso es Marketing.

Aunque el proyecto crezca y confíes el Marketing a profesionales externos, debes siempre tener una base, para evitar engaños en un sector con mucho humo y para potenciar todas las acciones que lleves acabo en el proyecto.

Hay muchísimos cursos online o presenciales de Marketing que pueden ayudarte en fases iniciales de tu proyecto. Las mejores escuelas cuestan mucho dinero, pero hay soluciones intermedias con formación intensiva. Si tienes dudas sobre alguna en concreto déjala en comentarios y comentamos 🙂

9º ¿Te relacionas de forma positiva?

Es algo que siempre se repite, en mis proyectos, o en proyectos de amigos o conocidos. Donde hay buenas relaciones personales con otros profesionales hay éxito, donde no las hay el éxito es más esquivo.

No hay nada mágico en esto, relacionarnos con gente de forma positiva, escucharles, conocerles, empatizar con ellos y ayudarles, nos proporciona una red de contactos y amistades que suelen aparecer en distintos momentos y ayudarnos con un problema o hacer que crezca nuestro proyecto.

Los eventos de nuestro sector son el sitio predilecto para las relaciones, pero no son el único.

10º ¿En qué ayuda al mundo lo que haces?

Responder a esta pregunta es muy importante para afianzar nuestra creencia en nosotros mismos.

Por ejemplo, yo que me dediqué siempre al Marketing Digital, hago que las empresas facturen más, parece algo muy frío pero cuando un cliente con un pequeño Consultorio Médico llega un día, trabaja sólo y confía en mi equipo y en mí, y a al año y medio ese Consultorio ha crecido y son tres personas más trabajando en lo que realmente les gusta, se calienta la frialdad inicial.

Si ayudamos a otras personas o a empresas con una necesidad, mejoramos algo en ellas, y eso hace que ellas ayuden a otras a mejorar, y al final tenemos una cadena real pero invisible que no tiene un principio o un fin.

¿Cómo ser emprendedor? Con paciencia y ánimo, y con un poco de amor por la locura 🙂 ¿Tienes un proyecto en mente o entre manos? Cuéntalo en Comentarios y hablemos de él.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *